¿Si la actividad económica de una empresa desmejora, se debe producir una liquidación de sociedad?

Pubicado enEnviar un comentario

Sustentado en las leyes, recientemente se publicó una reforma parcial de la Ley de Sociedades de Capital, en la misma se han adicionado diversas modificaciones concernientes a la disolución y liquidación de las sociedades anónimas (SA) y sociedades de responsabilidad limitada (SL), las cuales entrarán en vigor para el próximo 2 de octubre. 

Dicha reforma enfocada a la liquidación de sociedades tiene la finalidad conjuntamente con otras materias, reducir los costes para las empresas y de la misma manera, la unificación del régimen de las SA y las SL. No resulta insignificante la cantidad de empresas que lograrán ser afectadas si es tomado en consideración que desde el inicio de la crisis económica por el año 2007 y quizás hasta el año 2010, han sido liquidadas al menos unas 87.428 sociedades en España.

Uno de los alcances de gran trascendencia quizás puede ser el establecimiento de una reciente causa para la disolución debido a la obligación legal ocasionado por cese en el ejercicio de la actividad o actividades que constituyan el objeto social tras un periodo de inactividad superior a un año. Pero este supuesto ya se encontraba contemplado al menos para las SL, aunque su plazo de inactividad solicitado era de tres años.

Viéndole el lado positivo ello se trata más bien de una apreciable protección para quienes son los socios minoritarios y esto resulta plausible, pero no hay que dejar a un lado que la crisis que se transita en la. actualidad ha conducido al cierre temporal de gran cantidad de empresas con la esperanza de que mejores tiempos lleguen. Y es que esta inactividad temporal se trata de una opción que se toma de manera bastante frecuente y está no sólo era realizada por los inversores internacionales. 

Más allá de que no existe una excepción en cuanto a esta causa para la disolución para las sociedades unipersonales, se presenta una situación que carece de sentido, y es que parece preferible fijar un determinado porcentaje de capital a partir del cual todos los socios pueden instar una disolución o quizás establecerla como motivo de separación del socio. 

Es de tomar en consideración que en España, no existe una regulación específica para las sociedades dormidas o inactivas a diferencia de otros países, lo que reduce considerablemente los costes al momento de minimizar la cantidad de trámites y responsabilidades administrativas durante el tiempo de inactividad con lo cual se les permite volver a iniciar cuando lo consideren conveniente sus actividades sin perder activos específicos como la marca en un país o quizás determinados derechos. 

Cuando se cuenta con una sociedad inactiva, existe la posibilidad de alcanzar una vuelta inmediata a la actividad, con el beneficio de favorecer a dicha actividad empresarial, que además no se encuentra reñido con la protección de los derechos de los socios.

¿Qué se requiere para liquidar una sociedad? 

Inicialmente es importante que todos los socios tengan la misma intención y se encuentre de acuerdo, para luego abrir un período donde se cancelaran las deudas y además se cobrarán todos los créditos. Seguidamente, la sociedad quedará liquidada finalmente.

Deja un comentario