La economía doméstica, un aporte al crecimiento familiar

Pubicado en

No requieres estudiar un master en administración para saber cómo llevar una adecuada economía doméstica, sobretodo si te encuentras al mando del hogar, pues una de tus principales tareas será hacer rendir el dinero en cuanto a los gastos que dentro de él se realizan. El concepto de economía doméstica se presenta como una rama en sí de la economía, la cual se define como la profesión o campo de estudio que se encarga de la economía, pero específicamente enfocada en el hogar, la familia y la comunidad, pues hace referencia a los gastos, inversiones, ahorros y/o comercialización que realizan los integrantes del hogar, bien sea por beneficio propio o por trabajo.

De esta manera podemos pasar a definir como economía doméstica a la unidad básica de consumo o gasto que ejecuta una familia o personas de manera individual, ajustadas a dos funciones básicas de conocimiento popular:

Función de consumo: se traduce como todos los servicios que se adquieren más los bienes necesarios.

Función del ahorro: centrada en la ley que versa, que lo que no se gasta, se ahorra.

Todo se puede a través del ahorro doméstico 

De acuerdo a exponente y conocedores del tema, en muchos países tal concepto se ha invisibilizado debido a que por lo general, dicha gestión se ha encontrado sostenida por las mujeres y además de que en sí misma es relevante, dicha gestión no se hace a cambio de una remuneración, es decir, no se valora por el mercado. Es por ello que la economía doméstica se ha quedado en el ámbito privado de cada hogar y de cada familias, transformándose muy pocas veces en una preocupación vista desde la sociedad en su conjunto.

Características de la economía doméstica

1.- Es llevada a cabo dentro del hogar: Puede ser a manos de la esposa, un hijo o el esposo. Pero siempre que sea mayor de edad y responsable ya que se debe contar cada mes con un presupuesto verdadero y ajustado a la realidad de los gastos que tiene la familia, con el fin de evitar el endeudamiento.

2.- Se debe contar con una lista de los ingresos: en total de toda la familia con la finalidad de poder organizarse reduciendo gastos.

3.- Los ahorros deben ser prioritarios: sobretodo al momento de contar con una economía doméstica admirable.

4.- Reducir las deudas: ello se debe hacer de una manera u otra, y lo ideal es que sea por completo. 

5.- La educación: si se tienen hijos, su educación debe ser parte del presupuesto de la familia.

Mejorar nuestra calidad de vida siguiendo estos pasos

Todo el concepto de la economía familiar se encuentra englobado en el cuidado y manutención de la familia pues ello será importante siempre, sobre todo si el fin último es mantener cubiertas las necesidades básicas y lidiar con los embates financieros mes a mes. Los problemas económicos nadie los quiere y es por ello que se deben seguir los pasos adecuados para mantener una equilibrada economía doméstica pues brinda seguridad y estabilidad monetaria y, por consiguiente, felicidad y tranquilidad.